Nosotros

Un poco de historia

Los orígenes se remontan a 2006, cuando Antonio Ramírez Fajardo, Doctor en Ingeniería de Bioprocesos, decidió aparcar su Departamento en la Universidad de Almería para dedicarse a su emprendedora apuesta por la innovación agroalimentaria, mediante el desarrollo sostenible de nuevos procesos y alimentos saludables, basados en tecnologías relacionadas con los antioxidantes naturales contenidos en alimentos frescos.

Entre otras innovaciones se consiguió aplicar una exclusiva técnica deshidratación – texturización, para obtener un producto único de sorprendente sabor y textura crujiente que, en sí mismo, podía ser una fuente natural de salud de especial atractivo para consumidores.

Y es así como, en 2011, tuvo lugar la creación de Natural Crunch, con el objetivo de poder aplicar industrialmente esta tecnología para la obtención escalada y segura de productos que pudieran llegar a los consumidores finales. De esta manera se mantiene la filosofía de innovación continua y saludable como herramienta indispensable en la mejora de productos y procesos para una diferenciación extrema, llegando a crear productos absolutamente novedosos perfectamente alineados con las tendencias alimentarias mundiales de salud, placer y conveniencia, evitando la utilización de colorantes artificiales, ingredientes desconocidos, números «E» incomprensibles, aditivos y conservantes.

Instalaciones

Las instalaciones de Natural Crunch se encuentran ubicadas en Benahadux (Almería), para las cuales se han realizado importantes inversiones para asegurar todo el equipamiento necesario y una suficiente capacidad de producción que garantice la CALIDAD y TRAZABILIDAD de nuestros productos.

Hoy en día, con procesos cada vez más automatizados y controles de calidad más exhaustivos, llegando a una capacidad de producción de hasta 600 kg de frutas y verduras deshidratadas-texturizadas al día, equivalentes al contenido de 24.000 paquetes.